¿Qué es?


La osteopatía es una ciencia terapéutica basada en un conocimiento preciso de la anatomía y fisiología del cuerpo humano. A través de una completa valoración, la osteopatía identifica las disfunciones o alteraciones óseas y musculares que provocan un desequilibrio de la salud. 

La osteopatía basa sus estudios en el concepto de unidad e interrelación entre todos los sistemas del cuerpo, según el cual todos los sistemas trabajan conjuntamente y están relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros.

 

El tratamiento, que se denomina manipulación osteopática, consiste en un conjunto de técnicas y prácticas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar. Es por tanto una medicina holística, es decir, que considera el cuerpo como una unidad que funciona de forma global.

 

De ésta forma, la osteopatía actúa como una medicina no solamente curativa, sino también preventiva, puesto que permite corregir lesiones estructurales del cuerpo para que en un futuro no se reproduzcan o se transformen en otro tipo de dolencias.

 


Tipos de Osteopatia

Dependiendo la parte del cuerpo en la que se encuentra, hay diferentes disciplinas cada una orientada a la atención de la estructura afectada:

  • Osteopatía estructural: Dedicada al restablecimiento del aparato músculo-esquelético y de la postura, centrándose en la columna vertebral y traumatismos.
  • Osteopatía craneal: Se centra en los problemas craneales y su influencia en el sistema nervioso central
  • Osteopatía visceral: Enfocada hacia la curación de órganos y vísceras, mejorando la función de estos mediante manipulación para conseguir un mejor riego sanguíneo.


¿Cómo se desarrolla el tratamiento de osteopatía?


Tras completar el historial del paciente, el osteópata realiza un diagnóstico osteopático a través de la inspección y la palpación, para establecer qué estructuras están en disfunción. Para corroborarlo llevará a cabo los test ortopédicos y osteopáticos correspondientes. Una vez se establece un diagnóstico, se realizará un tratamiento global, enfocado en resolver la causa primaria que produce la patología y los síntomas.